martes, 22 de mayo de 2007

TRABAJAR EN LA RADIO

En España, la radiodifusión es un sector que continúa en expansión. Se calcula que tras las nuevas concesiones de 2007, habrá en nuestro país más de cuatro mil emisoras de radio entre públicas y privadas. Si, además, incluimos la gran cantidad de emisoras que operan sin licencia, nos situamos en torno a unas seis mil emisoras de radio en toda España.

Como vemos, la empresa de radio sigue creciendo, sin embargo, el trabajo que ofertan las emisoras disminuye y se devalúa. Las plantillas se reducen y los pocos puestos que se crean son, en general, precarios. En este sentido, se ha instaurado, además, el fenómeno de los becarios, representando un recurso fácil para encubrir una relación laboral por parte de las empresas. Ante esta situación, trabajar en la radio se hace muy poco recomendable.


El profesional de radio no es otra cosa que un trabajador por cuenta ajena, esto es, un asalariado. No se puede comparar en nada con otras profesiones de carácter liberal, ya que para ejercer la profesión radiofónica se necesita una empresa, y para ser empresa de radio se necesita tener una licencia, una concesión administrativa que se otorga mediante concurso público.

Las Comunidades Autónomas tienen, desde hace años,
competencias en materia de radiodifusión y, por tanto, son las que conceden las licencias para poder emitir. Asimismo, establecen una serie de normas de obligado cumplimiento para no perder dicha licencia. Estas normas son, fundamentalmente, de carácter técnico y económico. Sin embargo, esta legislación, no dice nada sobre la obligación de la empresa concesionaria de mantener la calidad y estabilidad de los puestos de trabajo. Si la radiodifusión es un servicio público que, por ley, exige garantías de calidad técnica en la prestación del servicio, ¿por qué no, entonces, garantías en la calidad laboral de los tabajadores?

En realidad, las cuestiones laborales en la radio están sujetas al marco de la negociación colectiva entre empresa y trabajadores, al igual que en cualquier otro sector laboral. La diferencia es que el resto de sectores no tienen la consideración de servicio público.

Al ser la radio una concesión administrativa, debería tener una legislación específica en materia laboral, y, si no, más vale que deje de ser considerada tal servicio público. La hipocresía en este sentido es manifiesta. La Administración vela por el mantenimiento y continuidad técnica del servicio público de radiodifusión, llegando incluso a sancionar a los operadores que incumplen la normativa, en cambio, no se preocupa de la calidad del servicio humano, cuando, realmente, son los trabajadores los creadores de los contenidos que llegan al público, en definitiva, a los ciudadanos. Por esta razón una emisora puede continuar renovando cada diez años su licencia, aunque lo que ofrezca en antena sea de lo peor.


Ante esta mala situación de la profesión radiofónica, quien tiene que intentar poner remedio son los propios trabajadores, evidentemente, porque en ello está su futuro. El problema es que, mientras en otros sectores existe un colectivo profesional de tipo corporativo con representación en los comités de empresa, en la Radio no hay nada de esto.
El hecho de que existan asociaciones de periodistas no sirve para nada si no tienen carácter sindical, pues no pueden presentarse a las elecciones en las empresas de radio. Además, no todos los trabajadores de la radio son periodistas (redactores), existen otros muchos compañeros como técnicos de sonido, locutores, realizadores, productores, disc-jockeys, etcétera, que no están representados. Por tanto, no hay forma de defender unos intereses de tipo corporativo como hacen el resto de sindicatos profesionales, de ahí su razón de ser, sin quitar valor, por supuesto, a los sindicatos de clase que defienden intereses de carácter más global.

Hasta aquí, esta breve reflexión sobre el panorama profesional en la radio. Si trabajas en la radio o has trabajado, te invito a que cuentes tu experiencia sobre este asunto.

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola.
A mi me despidieron y contrataron un becario para ocupar mi puesto de trabajo;espero que esto cambie algún día.

28 de mayo de 2007, 9:35  
Blogger spparral ha dicho...

Triste situación la del sector, muy triste.

30 de mayo de 2007, 12:05  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal